domingo, 9 de julio de 2017

Guindano - Navarra

Edificios en ruinas, casas sin puertas, pueblo sin gente; esta es la realidad de un pueblo cuyo deterioro es progresivo y a un ritmo que se nos antoja excesivamente rápido.
La iglesia de San Julián, que antaño acogió las predicaciones del padre Esteban de Adoain, hoy está invadida por la vegetación.
La torre de la iglesia emerge, perfectamente camuflada en el paisaje, como magnífica atalaya desde la que se domina buena parte del valle de Urraul Alto
Las pinturas murales que en otro tiempo decoraron el interior de este templo sufren el mismo deterioro y la misma suerte que el resto del templo. Alguien pensó que no eran valiosas.
Las solemnidades religiosas de otro tiempo han dado paso al abandono y a la ruina. La Virgen se llevó a la iglesia de Arce; y se ausentó el retablo, y con él todas las imágenes. San Julián ya no tenía quien le rezase.

(Pueblos deshabitados de Navarra)



Gutur - Aguilar de Rio Alhama

Gutur se encuentra en la sierra de Alcarama , pertenece a Aguilar del río Alhama. Hay alguna tierra de labranza y alguna pequeña explotación ganadera.
El despoblado se esparce sobre una pequeña ladera y alguna casa está en la parte más baja, la mayoría se encuentran en relativo buen estado.
Este pueblo fue famoso a principios de siglo XX , en 1916 se cometió un crimen pasional que conmovió la comarca.

lunes, 26 de junio de 2017

Estación de Lecumberri - Navarra

En esta estación se repetía el diseño del edificio, pero tenía además una marquesina que cubría el andén. Se instaló una cantina en el departamento de equipajes, cuyo mostrador servía para ambas finalidades. Disponía de otro edificio para almacén. Tenía un segundo andén entre las dos vías.
El edificio de la estación ha sido restaurado en 1998, y en él se sitúan la Oficina de Turismo de Lekunberri y la del Consorcio Turístico Plazaola (que gestiona la parte navarra de la Vía Verde del Plazaola). También está acondicionado el edificio de los lavabos de la estación. En la actualidad (2007) se está arreglando el edificio que fue almacén, para servicio igualmente de la Vía Verde.

(El Plazaola)

Estación de Latasa - Navarra

Estación provista del conocido edificio de dos plantas, de piedra y ladrillo. Había también otro edificio de almacén de mercancías. La estación se ha transformado en vivienda, y también se conserva en buenas condiciones el almacén. Tenía dos andenes, uno de ellos central. Junto a la estación había un depósito de agua de 8.500 litros, de cemento, que también se conserva.

(El Plazaola)

Estación de Otañes - Cantabria

Descripción
Era la estación de viajeros de Otañes.Es un edificio de 3 plantas en el que se conservan andén, marquesina y edificios anexos, baños y almacenes.

Localización
Al Este del núcleo urbano de Otañes, a 8,5 kms. de Castro.

Estado Actual / Observaciones
El edificio se encuentra en buen estado. El 16 de julio de 2012 se reiniciaron las obras de rehabilitación para adaptarlo a albergue  rural  vinculado  a  la  vía  verde  de  Traslaviña,  con una subvención de 33.200 € del Gobierno de Cantabria.

Guerguitiain - Navarra

En el valle de Izagaondoa hay una iglesia que se cae. No es una iglesia cualquiera, sino un bello edificio del románico rural. Las alarmas han saltado: la iglesia de Guerguitiáin sí tiene quien le llore.
Navarra está salpicada de pequeños rincones con encanto, de pequeños rincones que un día estuvieron llenos de vida, y que sin embargo hoy nos muestran la otra cara de lo que puede llegar a ser un pueblo. Y precisamente, el abandono, la ruina, el silencio, a pesar de todo, pueden ser evocadores, incluso bellos. La cultura de las ruinas, la voz de las piedras, es algo que siempre permanece vivo.
Habrá observado el lector que de vez en cuando me gusta asomarme a la historia de alguno de los muchos despoblados que tenemos en Navarra. Me gusta visitarlos; me gusta llegar a ellos por viejos caminos; fotografiarlos; recomponer su historia a través de los documentos que se conservan en el Archivo General de Navarra, en el Archivo Diocesano, o en algún otro archivo local; me gusta recoger los testimonios, si es posible, de aquellas personas que han llegado a vivir allí. Y en base a toda esa información es bonito recrear lo que un día fueron o pudieron ser; es bonito dejar que las piedras nos hablen engañando a nuestros ojos para que el corazón no se nos rompa ante la realidad que tenemos delante. Es el arte de imaginar el pasado en base a una información real.

Románico rural
Y desde esa sensibilidad a uno le resulta inevitable, en algunas ocasiones, revelarse ante lo que tiene ante sus ojos. No llegas a entender el porqué, no llegas a entender qué razones puede llegar a haber para que en pleno siglo XXI estemos dejando caer, y para siempre, determinados edificios o monumentos.
Cuando estas líneas escribo pienso en uno muy concreto, en uno que clama al cielo, en uno que se resquebraja y se hunde en silencio. Se trata de la iglesia de San Martín, en el despoblado de Guerguitiáin, valle de Izagaondoa, a la que se accede por una pista que une Indurain con Celigüeta. Doy por hecho, porque así suele ser en otros casos similares y no muy lejanos a ese, que estamos ante un problema de prioridad, pues la diócesis entiende que al no tener culto el edificio, no tiene los mismos derechos a ser rehabilitado que si tuviese culto; a esto hay que añadirle que la diócesis no tiene dinero para afrontar las necesidades de todo su patrimonio, que el lugar en el que está la iglesia está ya despoblado y que en consecuencia no tiene quien llore la pérdida de esa iglesia, ni quien mueva un hilo para lograr su restauración.
Pero la realidad está allí, todavía en pie. La iglesia de Guerguitiáin es una bella muestra del románico rural. No llega a la riqueza ornamental de la vecina iglesia de Artáiz, pero pese a ello se nos muestra como un edificio de un incuestionable valor artístico, y que en otro emplazamiento más accesible haría las delicias del turista o de cualquier persona que tenga un mínimo de sensibilidad artística.
 Para empezar luce esta iglesia una esbelta espadaña, la única que hay en todo el valle de Izagaondoa. Algún desalmado la desnudó; le arrancó la campana, y a esta la arrojó sin piedad sobre la cubierta, hundiendo todo lo que encontró a su paso: el tejado, el suelo del coro… hasta estrellarse contra el suelo.
No se conformaron los ladrones con llevarse la campana. Arrancaron también el retablo; y he utilizado el verbo adecuado: arrancar. Y levantaron el suelo, por si había alguna tumba debajo, o algún tesoro de esos que nunca te sacan de pobre. Y se llevaron la pila bautismal. Y el ara. Y todo lo que pillaron. Una acción así solo puede ser obra de ladrones sin escrúpulos, de mercaderes de sentimientos, tan impresentables como el que luego recibe las piezas soltando algún billete por ellas para luego hacerlas circular por los mercados negros del arte.
A todo esto hay que añadir que el ábside se resquebraja, tiene una grieta de más de un palmo de anchura; que en el interior, encima de la puerta de la sacristía, la pared está abombada y amenaza con reventar en cualquier momento; que las hiedras, aunque muertas ya, se han apoderado de la fachada que mira a Izaga.
La iglesia de Guerguitiáin está esperando que alguien se apiade de ella. Todavía se está a tiempo de evitar su desplome; y no sé durante cuanto tiempo más podré decir esto. Duele verla así. Es impotencia lo que se siente al ver esos capiteles trifólicos, al ver esas caras talladas en la piedra. Son caras pétreas que nos miran con perplejidad, la misma perplejidad que siento yo al ver esa joya del románico rural cayéndose poco a poco en medio de una escandalosa indiferencia.

(Pueblos deshabitados de Navarra)






Guijasalbas Segovia

Guijasalbas forma parte de Valdeprados, cerca del rio Moros en la provincia de Segovia. Es una pedanía en uso para la explotación ganadera, y por lo tanto, privada. Esta completamente vallada y un cartel de “Se Vende” describe la situación de este despoblado.
Guijasalbas lo encontramos mencionados en el siglo XI bajo el nombre de Guijas-Albas, como parte de la Tierra de Segovia, perteneciente al Sexmo de San Martín.
En 1831, Guijasalbas tenía 73 habitantes que vivían principalmente del ganado para la producción de lana y algunas legumbres como garbanzos y algarrobas.
Existía también un molino a orillas del río Moros. La pesca y la caza también eran abundantes en todo el término.
En 1954 tras varios traspasos, Don Alfonso decide rescindir el contrato de los enteros y estos tuvieron que abandonar el pueblo. El Conde de Velarde, contrató trabajadores a sueldo e incorporó maquinaria agrícola aunque el pueblo se fue despoblando gradualmente hasta decaer en la situación actual.
Ciertas referencias, hacen mención a Guijasalbas como Elglesias Albas (1247), Eclessia Albae (1462), Grijas Albas (1591) y finalmente, a mediados de siglo XIX, como Guijas Albas (guijarros blancos).
Unas 15 viviendas conformaban esta pedanía, destacaba la casona, conocida también como el hotel de Velarde o el “Hotel del Señorito” donde el conde se instalaba en sus visitas al pueblo.
Según informa Segoviaaldía.es, el actual conde ante la situación que se encontraba la Iglesia de San Martín que esta dentro del caserío, quiso arreglarla, pero no obtuvo el permiso del Obispado, que hace poco tiempo vendió sus tejas, acelerando aún más su actual estado ruinoso.

(Pueblos del olvido)

martes, 20 de junio de 2017

Estación de Paderne-Cantoña - Orense

La estación de Paderne-Cantoña es una estación ferroviaria situada en la parroquia de Cantoña en el municipio español de Paderne de Allariz en la provincia de Orense, comunidad autónoma de Galicia. Desde el cierre de la línea Puebla de Sanabria-Ourense en los recortes del sector ferroviario producidos por el Gobierno en junio de 2013, esta estación no tiene servicios ferroviarios.

Estación de Escaño

Escaño es otro pequeño apeadero (aunque originalmente estaba catalogado como estación) en medio del campo y completamente en ruinas. Tampoco tiene vías y tanto el edificio de viajeros como el de los servicios están en un estado lamentable.

sábado, 10 de junio de 2017

Gramenet - Lérida

Gramenet es un pueblo perteneciente al antiguo término de Benavent de la Conca, en la provincia de Lleida.
Actualmente se encuentra casi totalmente despoblado, estaba formado por una serie de caseríos dispersos, de los cuales quedan estos pocos: Cal Nofre, la Casa de barraquero y lo Masiot.
En 1812, como consecuencia de la formación de los municipios modernos, resultado del desarrollo de la Constitución de Cádiz, Gramenet fue incluido desde el primer momento dentro del ayuntamiento de Benavent, posteriormente pasó a integrar junto con otros el municipio de d'lsona i Conca Dellá
En épocas lejanas Gramenet había tenido una iglesia propia dedicada a Santa María y de la que ya no quedan rastros.

(Pueblos fantasmas de Cataluña)

El Hoyo - Despoblado de Lumbreras

El Hoyo es una aldea que quedó despoblada a mediados del siglo XIX
Nos habían comentado que el camino hacia El Hoyo salía de detrás de la iglesia, pero allí no hemos visto ningún camino. Enseguida un vecino nos ha acompañado y con el dedo nos indicaba en donde se encontraba el Hoyo, la verdad es que no veíamos nada, pero como nos garantizaba que estaba muy bien indicado, pues hacia allí que nos hemos dirigido.
Así es todo el camino, yo no hacía más que preguntarme cómo podrían desplazarse los vecinos de El Hoyo y, también pensaba en lo difícil que sería hacerlo, y qué frío deberían de pasar en pleno invierno. Por todos los riojanos es sabido que Lumbreras es uno de los pueblos más fríos de La Rioja.
Como os decía, no hemos tenido ningún problema para continuar por él.
Todo está muy bien señalizado.
Hay un manantial subterráneo, nos habían comentado que justo en este lugar sus aguas eran termales, pero las hemos tocado y estaban bien frías.
La caminata ha sido muy agradable y, a pesar del calor que hoy nos hace no hemos pasado nada de calor, ya que todo el camino está entre quejigos y rebollos. árboles que forman el paisaje boscoso del río Iregua, entre los pueblos de Torrecilla y Lumbreras A los 45 minutos de ir caminando, hemos divisado el primer tejado. Las viviendas estaban construidas alrededor de una gran plaza. Una vez allí hemos visto que hay varias rutas, una que viene desde El Horcajo, y otra siguiendo el cauce del Vadillos.

(La Rioja de la A a la Z)

Torre Soberana - Barcelona

De origen medieval esta torre de defensa fue incorporada posteriormente al Palacio de los Marqueses de Alfarras. Esta ubicado en la zona conocida como el Laberinto de Horta. También se la conoce desde el siglo XI como "Torre superior de Huerta " El edificio que se ve en la foto es del siglo XVIII y fue construida por la familia Desvalls.
Su propietario en la actualidad es el Ayuntamiento de Barcelona que permitía hasta hace unos años el uso público de sus jardines.
Hay un proyecto para crear la Casa de Marruecos en Barcelona que de momento esta detenido.
La asociación de vecinos de Horta ha denunciado el estado de abandono del conjunto y reclama que sea restaurado y abierto a todo el público.

(Pueblos fantasmas de Cataluña)

viernes, 26 de mayo de 2017

Minas de Sant Corneli - Barcelona

Si bien en la antigua mina de Cercs ya no se explota carbón,  ahora se continúa explotándolo como un importante centro turístico.
El Museo de las Minas de Cercs esta dedicado a la minería del carbón que se explotaba en la colonia de Sant Corneli.
La visita al museo incluye una exposición permanente ubicada en el antiguo edificio del Hogar del Minero,  asi como un viaje de 450 metros en vagoneta hacia el interior de la galería de San Román, se regresa al exterior caminando por la mina.
La galería fue abierta en 1885 y fue explotada posteriormente por la empresa Carbones de Berga,  S.A., fundada en 1911 y que estuvo activa hasta 1991.
La colonia de Sant Corneli, junto con las colonias vecinas de Sant Josep y la Consolació,  fue el núcleo minero más importante de Cataluña.
En esta misma zona se puede visitar el Yacimiento paleontológico de Cercs.

(Pueblos fantasmas de Cataluña)

miércoles, 17 de mayo de 2017

Fábrica de Loza - Asturias

HISTORIA.
Esta fábrica destaca por su larga trayectoria comercial e histórica. Su proyecto empresarial empezó en septiembre de 1901 de la mano de Senén María Ceñal. Este industrial, arropado por un conjunto de comerciantes y banqueros, inició la construcción de una fábrica de vajillas que marcaría la historia del pueblo colindante y, así mismo, de Asturias.
Desde sus inicios se centró su producción en las vajillas de loza (en concreto con loza feldespática) similar, por su composición química y características físicas, a la loza inglesa, su principal referente. Además, se caracterizó por utilizar las técnicas de decoración de cerámica ‘bajo esmalte’, las más avanzadas de cada época. Este tipo de decoración era el único modo de garantizar que los colores permanecieran inalterables al tiempo.
Altibajos empresariales y diversos propietarios marcaron la historia de esta fábrica de vajillas.
En 1920 se produjo la disolución de la sociedad inicial y fue José Fuentes Díaz-Estébanez quien adquirió la fábrica por la cantidad de 1.8 millones de pesetas. Y con él, llegó la época de mayor esplendor hasta el momento. «La factoría ovetense alcanzó la mayoría de edad en 1924, pues en ese año se colocó a la cabeza de la industria cerámica regional con una producción de tres millones de piezas y una plantilla de 200 trabajadores», refleja el autor Manuel Buelga en su libro.
La producción y las ventas aumentaron aún más en la época en que Juan Fuentes Fernández, hijo del anterior propietario, gestionó la fábrica. La modernización del proceso que emprendió tras la Guerra Civil, años donde prácticamente se paró la producción, permitió escribir otra etapa de años dorados. Pero no fue hasta 1952 cuando la fábrica empezó a competir con La Cartuja de Sevilla, la primera fábrica de cerámica artística y de loza creada casi a la vez que la ovetense. Un apunte más que destacado: esta fábrica de vajillas llegó a tener 600 trabajadores en la década de los sesenta.
Con el comienzo del siglo XX y llegada de los productos asiáticos, esta industria sufrió una considerable pérdida de beneficios. Las cifras hablan de un declive en la previsión de ventas de 4,2 millones a 2,4 millones, en el último año.
Después de 106 años de tradición, su último propietario, Álvaro Ruíz de Alda, cerró las puertas de la locería aunque la reconocida marca de vajillas permanecería hasta nuestros días.
De hecho, Ruiz de Alda decidió clausurar su actividad con el fin de trasladar su producción al norte de África, actuación fuertemente censurada por sus trabajadores y gran parte de la sociedad ovetense. Tras un período de rodaje en el que se consiguieron superar, gracias a la presencia en Marruecos de antiguos empleados, deficiencias de fabricación y por tanto de calidad de la loza para igualarla a la que tenía en su fábrica original, y vencidos igualmente los problemas en el apartado de la distribución, las vajillas vuelven a ocupar un lugar destacado en el mercado.
Posteriormente, la Fábrica de Loza fue el primer patrimonio industrial asturiano declarado Bien de Interés Cultural. El Principado, que inició este expediente por iniciativa del Pleno del Ayuntamiento de Oviedo, destaca el valor de la factoría para documentar «la tradición científico-técnica y de las artes industriales asturianas, que se remonta al siglo XVIII».
Al igual que la mayoría de abandonos, esta fábrica ha sido víctima del paso del tiempo y por el clima de la zona. Igualmente, en 2011 los periódicos locales destacaban como múltiples furgonetas accedían en el interior de la fábrica a plena luz del día para sustraer maquinaria, cobre o restos de vajillas.
Posteriormente en 2014, un gran incendio arrasaba uno de los edificios administrativos de este complejo industrial.
La época donde predominaba el brillo del azul cobalto han desaparecido. En los últimos años las vajillas decoradas han desaparecido, desgraciadamente. A pesar de todo lo sustraído, Loza sigue siendo imponente. En sus instalaciones aun descansan centenares de vajillas, piezas decorativas y azulejos. A lo largo de sus entrañas, esta fábrica ofrece rincones repletos de juegos de café, té y chocolate, todos sin pintar ni barnizar. Los talleres albergan varios hornos antiguos y, sus almacenes, miles de moldes apilados en columnas, etc.
A día de hoy, dicha fábrica aun posee una belleza irresistible difícil de superar.

(Decadencia urbana)

Estación de - Horna Villarcayo

Siguiendo el kilometraje original (que empieza en Calatayud), la estación de Villarcayo era la última del SM con instalaciones importantes.
De haberse continuado la línea hasta Santander, Villarcayo hubiera sido una estación pie de rampa, por lo que contaba con una reserva a la que se accedía mediante un puente giratorio de 25 metros que aún se conserva y que tenía capacidad para 5 locomotoras.
Además, existían dormitorios para maquinistas, oficinas, almacenes…
El proyecto original pretendía establecer en esta estación los talleres generales de la línea, pero finalmente se instalaron en Soria, quedando en Villarcayo un pequeño taller para la reparación diaria del material, mantenimiento y pintado de coches y vagones.
Pero lo que más llama la atención es esta locomotora Mikado de RENFE que llegó aquí en 1991 y que aún estando oxidada y llena de pintadas de los “artistas” su aspecto resulta todavía imponente.

Estación de Gandía

El tren partía del puerto por las mismas vías del ferrocarril Grau-Gandía-Valencia y se dirigía hacia la ciudad ducal por el camino de la Vía.
A su llegada a Gandía entraba por las calles Benissuai y Xeresa y entraba en la antigua estación por los terrenos de la actual estación Gandía-Valencia, enfrente de la que se encontraba la estación de de la línea Carcagente-Denia, conocida como estación del Norte, de la que sólo queda el puente sobre el Serpis y el carril bici a Oliva.
Entre Gandía y el Grau se encontraban la mayoria de los servicios de la compañía: cocheras, talleres, almacenes, oficinas, taquilla, salas de espera, básculas, gruas, dispositivos y carboneras. En 1902 se trasladaron parte de estos servicios al puerto y allí permanecieron hasta que en los años 80 fueron demolidos para construir el parque y algunos edificios.
En la actualidad se conservan en muy buen estado los depósitos reconvertidos en biblioteca infantil, junto a la calle Magistrat Català.
El tren seguía por la calle Ferrocarril de Alcoi y, desde 1962, tenía una parada en el cruce con el Paseo de las Germanías.
A continuación el tren seguía por la calle Rafelcofer del Raval y pasaba por la derecha del actual instituto María Enriquez, cruzando el río Serpis por un puente de hierro que todavía se conserva convertido en peatonal.

(A un tir de pedra)

Estación de Gaianes - Alicante

Después de atravesar un puente de hierro, ya desaparecido, el tren llegaba en cinco minutos a Gayanes, un apeadero construido después que el resto. Hoy en día, en su lugar hay un parque infantil y el recuerdo en forma de nombre de calle: Avenida de la Estación
El edificio, de planta cuadrangular y tejado a dos aguas era muy sencillo y distinto del resto de la línea. Sólo disponía de taquilla y sala de espera.

(A un tir de pedra)


Minas de plomo - Bellmunt del Priorato

Situada a menos de medio kilómetro del pueblo de Bellmunt la "mina Eugenia" era el cuartel general de 'Minas del Priorato S A.', tenían fundición, talleres, carpintería, laboratorios y viviendas para los cargos directivos.
Se estima que esta mina se explotaba desde el neolítico, 3000 años AC Los romanos fueron los primeros que empezaron a explotarla mediante el sistema de galerías subterráneas. El actual complejo minero-metalúrgico fue construido entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX y hasta el año 1972 se extraía el mineral llamado galena del que luego se producía plomo y se exportaba en lingotes.
La mina se explotaba mediante galerías unidas por pozos verticales, cuenta con 20 plantas subterráneas que superan los 600 metros de profundidad.
Dominando todo el conjunto se levanta "La Casa de las Minas", enorme edificio de estilo modernista edificado en 1905.
Actualmente funciona el Museo de las Minas de Bellmunt del Priorato y se visita la galería más antigua que esta a 35 metros de profundidad.

(Pueblos fantasmas de Cataluña)

Garranzo - La Rioja

Con bastante dificultad, y después de haber tenido que atravesar montones de grava y tierra, llegamos a Garranzo. Casualmente ese día estaban haciendo obras y mejoras en el camino de tierra que llega hasta esta aldea deshabitada del municipio de Enciso.
Garranzo se quedó completamente despoblado en el año 1975 del siglo pasado.
Todas las casas estaban en muy mal estado, las malas hierbas y los matorrales estaba por doquier. Tuve gran dificultad para recorrerlas.
De seguir así, en poco tiempo algunas de esas casas quedarán completamente cubiertas por la maleza.
La vacía espadaña de la iglesia parroquial de San Pedro sobresalía entre ellas.
Además de la ganadería, sus habitantes también vivían de la agricultura.
Toda la comarca de Enciso perteneció a los duques de Medinaceli
Gracias a su importante industria textil, hubo un tiempo en el que en toda la comarca se vivió muy bien. Debido a la gran abundancia de ovejas que allí tenían, y para aprovechar su lana, decidieron comenzar a tejerla. Así es como en Enciso aparecieron los primeros telares. 
Todavía hoy en día se conservan algunas de los telares, pero tan sólo una de sus fábricas Hilados y Tejidos Marín continua con la tradición de producir las famosas mantas de pastor.
Garranzo es el pueblo más alto de toda la comarca de Enciso, se encuentra a 1035 metros de altura.

(La Rioja de la A a la Z)


Fortines del Parque del Oeste - Madrid

En el Parque del Oeste ubicado en la Avenida de Séneca hay tres fortines que datan de la Guerra Civil Española, estos fortines pertenecieron en esa época al bando nacional.
Fueron construidos en un hormigón bastante fuerte y tienen una particular forma de torre.
Durante la Guerra Civil el Parque del Oeste fue uno de los escenarios donde se dieron fuertes combates entre los republicanos y los nacionales.
Los combates que se llevaron a cabo en la ciudad universitaria se extendieron, así que los nacionales tuvieron que hacer el levantamiento de más de 15 fortines que están ubicados a lo largo del parque con lo que podían unir las posiciones entre el hospital clínico y el rio manzanares.
Hoy en día de los más de 15 fortines que fueron construidos entonces, solo quedan en pie tres, los cuales se encuentran tapiados, así que no se puede ingresar al interior de estos.
En la década de los 80 estos fortines que forman parte de los Restos de la Guerra Civil en Madrid, eran un lugar de concentración bastante común entre las personas que consumían drogas, es por eso que el Ayuntamiento decidió cerrarlos.
Estos fortines del parque del oeste tenían su dirección hacia el barrio de Arguelles y la cárcel modelo que hoy en día es el cuartel general del Ejercito del aire, y que en esa época eran lugares en los cuales los enemigos tenían la primera línea decombate, incluso hoy en día en uno de esos lugares puede verse una inscripción que dice “Batallón de Zapadores número 7”.

(Amigos de Madrid)

miércoles, 3 de mayo de 2017

Los Allozos - Aledo

Los Allozos está muy cerca del municipio de Aledo al que pertenece. Se encuentra rodeado por una gran cantidad de viñedos. 
Conserva su ermita, aunque muy estropeada y no conservada, unas dos casas no han perdido el tejado.

(Pueblos abandonados o despoblados)

Hotel Colonia Puig - Monistrol de Montserrat

En 1916 y sobre la base del hotel "Masía de la Creu " se construyo el hotel Colonia Puig.
Se buscaba atraer a los peregrinos y turistas que querían visitar el Monasterio de Montserrat, también se celebraban bautizos, bodas y otros eventos.
No era lo que se dice un hotel lujoso pero tenía excelentes instalaciones enclavadas en un mágico "
Disponía de salón de fiestas y un servicio de ómnibus que unía el hotel con el monasterio.
Durante la guerra civil se transformo en un hospital de sangre de los republicanos.
Luego de la guerra volvió a ser hotel, aunque ya no ofrecía todos les servicios y fue perdiendo prestigio hasta que se abandonó en la década de los noventa. Actualmente está en ruinas.

(Pueblos fantasmas de Cataluña)

Cocentaina - Alicante

El tren tardaba unos siete minutos en recorrer los 3.3 km que separan Muro de Cocentaina.
La estación, ya desaparecida se encontraba en la actual avenida del Ferrocarril y era conocida popularmente como la Estación de Abajo. Contaba con despacho de billetes, almacén y vivienda para el jefe de estación.
Durante el siglo XIX, la capital del condado tenía una sólida inustria en la que destacaban las fábricas de papel y de tejidos. Esportaba alrededor de 18.000 toneladas de esos productos e importaba unas 5.000 toneladas de otras materias.

(A un tir de pedra)

Hospital del tórax - Tarrasa

No sabemos la dirección exacta, pero por lo que hemos encontrado está en la carretera que va desde Terrassa hacia Matadepera
Fenómenos paranormales, ritos satánicos, suicidios, restos humanos, actores y directores de cine como testigos privilegiados. El misterio y la leyenda dejan huella en la mayoría de ciudades y pueblos de todo el mundo, raro es el lugar donde no hay una casa supuestamente maldita o un lugar concreto donde la leyenda está presente. En Terrassa tenemos uno de esos lugares, concretamente en las a fueras de la ciudad, en la carretera que va hacia el termino municipal de Matadepera, municipio que colinda con Terrassa.
Los fenómenos extraños que más cabida tienen dentro del hospital según los testigos son, los ruidos extraños, una sensación extraña en el ambiente, el cambio brusco de temperatura, el mal funcionamiento de los aparatos de grabación y las cámaras fotográficas, la aparición de sombras, etc..

(Amigos de Barcelona)

Estación de Goya - Madrid

La estación de Goya, hoy en día desaparecida, fue la cabeza de línea del tren Madrid-Navalcarnero-Almorox. Los terrenos que ocupaba la estación estaban en un lugar conocido como la Quinta del Sordo, que fue residencia de Francisco de Goya, de ahí su nombre.

Historia

La estación abrió al público en 1891 con la puesta en servicio de la línea Madrid-Almorox. Era la primera estación que se construía al sur del río Manzanares en aquel momento, y a una distancia del centro considerable.

A día de hoy
La estación fue desmantelada después de la expropiación de la línea y posteriormente vendida en 1969 al precio de 18 millones de pesetas. Hoy en día el solar que ocupaba forma parte de la calle Pablo Casals y sus viviendas se hallan en lo que fue la estación.
Una placa y un bar con el nombre de «La Estación» hacen referencia al lugar que ocupaba ésta, de igual manera que el barrio que se ha construido donde se encontraba la estación se denomina barrio de Goya.

sábado, 29 de abril de 2017

Escó - Zaragoza

Escó, Ruesta y Tiermas son solo un ejemplo de los que quedaron sumergidos bajo las aguas del embalse de Yesa. Con su construcción, varias localidades cercanas al río Aragón quedaron parcialmente inundadas, provocando que sus habitantes tuvieran que abandonar sus casas. Ahora, con el descenso de agua, han aparecido una serie de antiguas edificaciones muy interesantes para los más curiosos.

(Ana M.)

Beniarjó - Valencia

El tren salía de Almoines y seguía por la actual carretera durante un kilómetro escaso, hasta Beniarjó, donde tenía parada.
La estación de Beniarjó era un edificio de dos plantas con tejado a dos aguas y que actualmente está convertido en biblioteca, habiendo sufrido una transformación muy discutible. Fué construida en 1904 con una estética muy diferente de las restantes de esta linea. Contaba con vivienda para el jefe de staci´ñon, sala de espera, muelle de carga, servicios y despacho de billetes.
Como en el caso de Almoines se encuentra en perfecto estado de conservación.

(A un tir de pedra)

Escobosa de Calatañazor

Escobosa de Calatañazor es un despoblado de la provincia de Soria, partido judicial de Almazán. Pueblo de la comarca Soria que pertenece al municipio de Rioseco de Soria.

Geografía
Esta pequeña población de la comarca de Soria está ubicada en el centro de la provincia, al suroeste de la capital, bañada por el río Sequillo en la vertiente atlántica, al sur de Sierra de Cabrejas.

Historia

A la caída del Antiguo Régimen la localidad de constituye en municipio constitucional en la región de Castilla la Vieja, partido de Almazán que en el censo de 1842 contaba con 18 hogares y 70 vecinos, para posteriormente integrarse en Rioseco de Soria.

Patrimonio
Yacimiento kárstico constituido por brechas óseas que rellenan las fisuras de un anticlinal de calizas senonenses marinas, destaca por su aportación a la bioestratigrafía del Neógeno de la Meseta Castellana.

Beniarrés - Allicante

El tren salía de Orxa y continuaba, a los piés del Benicadell, en dirección a Beniarrés por un trazado distinto del original debido al derrumbe de un túnel.
Después de atravesar otro túnel llegaba a Beniarrés, donde había una estación hoy desaparecida, situada donde ahora está el CEIP de Perputxent. Tenía sala de espera, despacho de billetes, servicios y depósito de agua.
De Beniarrés salían anualmente 1200 toneladas de vino y aceite y entraban 500 toneladas de otros productos. Ante la demanda de carbón de Alcoy y como consecuencia de la poca potencia de las locomotoras, para salvar el desnivel entre Vilallonga y Orxa, tenía que arrastras tres o cuatro vagonetas, a lo sumo, y regresar a por las restantes. De nuevo en Beniarrés, se enganchaban todas de nuevo y se seguía el viaje.

(A un tir de pedra)

miércoles, 19 de abril de 2017

Esblada - Querol

Esblada: pueblo de la comarca del Alt Camp, en Tarragona, que pertenece al municipio de Querol.
Sus 14 casas y el resto de las 80 hectáreas de terreno -exceptuando la iglesia y el cementerio- están en venta por la suma de 280.000 euros.
Muchas de las viviendas están en ruinas y la mayoría de ellas no tienen techo porque según cuenta Isabel López: "la gente que pasa por la carretera se lleva las tejas".
Isabel López vive en la rectoría del pueblo y regenta una vinatería.

(Pueblos fantasmas de Cataluña)

sábado, 15 de abril de 2017

Eróles - Tremp

El pueblo de Eróles pertenece al ayuntamiento de Tremp ubicado en el Pailars Jussá, Lleida
A pesar de ser un pueblo con mucha historia y con gran cantidad de construcciones, en la actualidad el territorio está despoblado y casi todas las masías están abandonadas.
El origen del pueblo fue el castillo de Eróles, situado en el extremo sureste del pueblo. A partir del castillo se fue organizando el pueblo, que consta básicamente de una sola calle alargada y una plaza.
En el censo del 1359 constan unos 40 habitantes, población que aumentó a más de 100 alrededor de 1830. En 2006 había 11 habitantes.
La iglesia de "Santa María de Eróles" era parroquial, categoría que cambió en varias oportunidades. Fue destruida por vecinos de Tremp durante la guerra que enfrentó al obispo de Urgell con el conde de Pallars.
Fue reconstruida al terminar los enfrentamientos.

(Pueblos fantasmas de Cataluña)

jueves, 13 de abril de 2017

El Collado - La Rioja

Realmente está catalogada como despoblada, pero yo os tengo que decir que cada vez que he ido, siempre he visto a alguien. La primera vez, era en pleno invierno, recorrimos el pueblo, pensando que allí no vivía nadie, y cuando ya estábamos metidos en nuestro coche y a punto de marcharnos, vimos que de una casa salía una señora, le saludamos con la mano, y nos fuimos sin decirle nada.
Las otras veces ha sido en primavera o verano, y entonces ya hemos visto a más gente. De hecho esta última vez se veía mucho movimiento, casualmente coincidimos con el día en que los vecinos estaban limpiando de malas hiervas todas las calles del pueblo.
El Collado está situado a 1085 metros de altitud. pertenece al municipio de Santa Engracia de Jubera, 18 kilómetros les separan.
El pueblo quedó despoblado en el año 1960
Como os he comentado, no me encontraba sola recorriendo sus calles, además de algún vecino, también me encontré con alguna que otra mascota.
Justo cuando me encontraba fotografiando las ruinas de la  iglesia de San Juan Bautista, apareció por allí Lucia, una de sus vecinas. Creo que era la misma señora que vi la vez anterior.
Esta vez si que nos saludamos y me contó y mostró algunas cosas del pueblo. De la iglesia me dijo que han tenido que poner esta reja, para evitar que entren a saquearla. De hecho me dijo que cuando el pueblo estuvo vacío, alguien rompió la puerta que había en su interior para quitarle los clavos para vendérselos a unos anticuarios y, que las dos campanas que había en cada una de las espadañas, que según ella se oían desde Arnedo, también las quitaron para fundir .
Bastante disgustada me decía que toda la culpa era del arzobispado que no se hacía cargo de nada y que dejan todo abandonado.
Muy ilusionada me mostró este nuevo refugio, que lo utilizan para reunirse y pasar su tiempo de ocio,  jugando alguna partida de dominó o de cartas.
Lo han construido en lo que antes fue su antigua escuela, que era la única de la zona, y que los niños no acudían en días de nieve.  Ella abandonó el pueblo cuando la escuela desapareció, por sus palabras deduje que igual ella fue la maestra del pueblo.
También me llevó a su casa para mostrarme el horno de pan. La verdad es que se sentía muy orgullosa de todas las mejoras que se están haciendo en El Collado.
Aunque vi farolas en sus calles, no creo que tengan luz eléctrica, creo que la energía la obtienen de las placas solares que también  vi en sus tejados
También contaban con dos ermitas, que actualmente de ellas tan sólo quedan sus ruinas. La de el santo Cristo y la de Santa Elena.
Dejamos El Collado para ir en busca de Buzarra otro despoblado.

(La Rioja de la A a la Z)

El Bardal - Aldeanueva de Santa Cruz

El Bardal es un despoblado perteneciente al término municipal de Aldeanueva de Santa Cruz, en Ávila (antes Salamanca), cuyos habitantes lo abandonaron, tal vez por su situación aislada, para trasladarse a las cercanas poblaciones de Los Cuartos o Aldeanueva.
En la actualidad todavía está en uso alguno de sus pajares, que los ganaderos aprovechan como almacén de aperos de labranza y ganado. Ubicado en un hermoso paisaje, puede imaginarse aun hoy el trazado de sus calles, ahora cubiertas de zarzales.
Según el libro "Fisiografía e Historia del Barco de Ávila", publicado por Nicolas de la Fuente, El Bardal contaba en 1925 con 45 habitantes. 
Actualmente se puede llegar a la población por caminos transitables a pie desde Los Cuartos o Aldeanueva.

(Donde duerme el olvido)

Estación de Aranjuez - Madrid

En la famosa estación de ferrocarril de Aranjuez, podemos todavía observar la decadencia de la misma y lo que fue.
Aquella tarde, lejos de los turistas y anónimas personas, con la vista perdida en los andenes; paseábamos entre los viejos vagones de mercancías.
Buscábamos esa otra estampa en la vieja estación.
En el interior de los muelles de carga solo quedaban los rótulos de los destinos de la mercancía pintados en la pared. Ventanas tapiadas, para proteger su decadencia de ojos extraños.
En la aislada caseta del guarda de agujas, solo sus vencidas ventanas mordían el viento al paso entre sus cristales.
Su oxidada maquinaria no sabía muy bien cuál sería su definitivo destino.
Frio, lúgubre, atravesado por algún halo de luz, la alfombra de papel invitaba a no hacer ruido en la sala de espera.
Fuera toneladas de hierro inmóvil, recuerdo de quien llevo la prosperidad a otras tierras, ahora lienzo para la vergüenza de quien escribe en sus cuerpos agonizantes.
Y allí quedaron despidiendo al horizonte los que todavía moraban cuidando el olvido de aquella bonita Estación.

Cervera de la Cañada - Zaragoza

La disposición de vías era idéntica a la de su colateral exceptuando que las dos vías del muelle estaban unidas entre si.
Al parecer el clima o la orografía de la zona no resultan lo suficientemente propicios para que particular alguno se haya interesado por los edificios, así que de nuevo tenemos una estación en ruinas.
La caseta de los aseos y el muelle cubierto tampoco presentan un mejor aspecto.

(Esperando al tren)

Estación de Alocén - Guadalajara

Para hacer el embalse de Entrepeñas se anegaron muchos huertos ,así como la estación de ferrocarril que conectaba Alocén con Madrid en la línea del ferrocarril del Tajuña.
Con la pérdida del ferrocarril y el éxodo rural de los años 1960, Alocén se convirtió en un pequeño pueblo casi deshabitado en invierno y donde muchas familias tienen su segunda residencia en verano.
Actualmente, ya no posee colegio ni instituto, ni farmacia, centro médico u otros servicios, para los que depende de Budia.

(Wikipedia)

domingo, 2 de abril de 2017

Antiguo Sanatorio de Tuberculosos de Sierra Espuña - Murcia

Este edificio albergó a enfermos de tuberculosis y lepra, se construyó en la Sierra de Espuña entre los años 1917y 1934. Se encuentra en la pedania de El Berro y es propiedad del Gobierno de la Región de Murcia.
Actualmente esta en estado ruinoso y tiene riesgo de derrumbe.
Su construcción comienza en el año 1913 ante los estragos que estaba causando la tuberculosis entre la población civil.
Dado el carácter contagioso de esta enfermedad se decide recluir a los enfermos en un lugar aislado.
La primera parte de su construcción finalizó en 1917, aunque no fue hasta 1934 cuando se terminó por completo. La construcción fue lenta ya que fue levantado por los propios vecinos en los meses del verano y se aprovechaban los inviernos para recaudar fondos.
En 1931 el edificio pasó a ser propiedad del Estado.
Con los años se fueron añadiendo habitaciones como la casa del conserje, el depósito de cadáveres, los velatorios y un acueducto para recoger agua del deshielo.
El hospital contaba con doscientas camas y 50 empleados. En la planta superior se ubicaron los enfermos más graves que necesitaban reposo y estaban aislados; mientras que, en la planta baja lo hicieron los menos graves pudiendo dar incluso paseos por la sierra y ser visitados por los familiares. Normalmente la mayoría acababa subiendo a la planta alta y muriendo tras una larga agonía. Una vez a la semana subía en carro el sepulturero del cementerio de Alhama a recoger los cadáveres para darles entierro.
En 1949 se descubre la estreptomicina que supuso un cambio radical en el cuidado de enfermos con tuberculosis. Poco a poco muchos de los internos fueron recuperándose de las graves dolencias que padecían y se decide reconvertir el lugar en un orfanato.
Los elevados gastos de manutención de un edificio de tal envergadura hacen que en 1962 se cierre.
A principios de la década de 1980 el Gobierno Regional hace una fuerte inversión para reconvertirlo en un albergue juvenil pero la falta de presupuesto hace que sólo se rehabilite el ala izquierda, en En 1995, se echa el cierre definitivo y da comienzo su abandono.
Una leyenda negra pesa sobre este lugar, los visitantes afirman haber vivido experiencias paranormales en el interior del hopital.

Enxertal - San Martín de Valledor

La localidad de Enxertal, enclavada en un paisaje montañoso y de profundos valles, es un caserío levantado sobre una aguda pendiente dentro del término de San Martín de Valledor, nombre que parece evocar la tradición minera de estas tierras, explotadas en época de los romanos.
La aldea, que a comienzos del siglo XX superaba los 110 habitantes y en 1970 todavía contaba con 90 vecinos, está integrada por unas diez casas de piedra, en su mayoría bien conservadas y con algunas magníficas paneras rodeadas por barandillas de madera tallada.
El carácter aislado del lugar, que a veces queda incomunicado por las nevadas, fue la principal causa de su despoblamiento. Sólo se quedó a vivir una familia, tal vez siguiendo la costumbre -generalizada en muchas aldeas- de que alguien se mantuviera al cuidado de las tierras y de la casa paterna mientras los demás emigraban intentando mejorar su vida.
Al entrar en el caserío, un grupo de toscas colmenas hechas con corcho y pizarra, anuncian al viajero cierta actividad y un aprovechamiento tradicional de la tierra. Después, la calle comienza su descenso por la ladera, entre casas de buena planta que se defendían del frío gracias a sus gruesos muros de piedra y con ayuda de una cocina de leña o carbón, única fuente de calor de la vivienda.
En la parte baja del pueblo se conserva la antigua capilla, un mínimo templo ante el cual mana una fuente de frescas aguas. A partir de aquí la calle parece perderse en el fondo del valle, por el que transcurre el río del Oro. A ambos lados del cauce, sobre las laderas, se abren paso estrechos senderos y caminos de cabras cubiertos de maleza.

Erillcastell - Pont de Suert

Erillcastell es un pueblo medieval que pertenece al ayuntamiento del Pont de Suert, en la comarca de Alta Ribagorza.
No hay accesos sencillos a Erillcastell, se puede hacer caminando desde el pueblo de Malpás o en 4X4 desde un llamado "camino de las Girostas" que suele estar cerrado.
Es conveniente consultar en el ayuntamiento como conviene llegar al lugar.
El pueblo tiene una iglesia parroquial dedicada a Santa María que pertenece al arzobispado de Liéida y que se encuentra abandonada
Del castillo que da nombre al pueblo apenas quedan unas pocas ruinas, se le conoce desde el año 1024 y pertenecía a la familia Erill.
Erillcastell tenía una mina de carbón que posiblemente fuera del mismo yacimiento que el de las minas de Malpás.

(Pueblos fantasmas de Cataluña)

jueves, 30 de marzo de 2017

Cuquillo - Granada

Cuquillo (también llamado popularmente El Cuquillo) es un despoblado español perteneciente al municipio de Castril, en la provincia de Granada, comunidad autónoma de Andalucía. Cerca de este núcleo se encuentran Martín, Fátima, Solana y Puentezuela.
Según el Instituto Nacional de Estadística de España, en el año 2011 este núcleo no contaba con ningún habitante censado. Pese a no haber población permanente, en Cuquillo existen diversas casas y fincas de recreo y descanso que son usadas por sus propietarios como segunda vivienda.

(Wikipedia)

El Cabezuelo - Ávila

Anejo, hoy abandonado, de La Carrera, en la provincia de Ávila. No hemos podido encontrar datos sobre su historia ni sobre las razones de su abandono.

(Donde duerme el olvido)

Dehesillas - La Rioja

Muy cerquita de Buzarra, se encuentra Dehesillas, otro de los despoblados de La Rioja
Tan solo tres o cuatro casas y las ruinas de la iglesia de Santa Catalina, quedan de esta aldea que pertenece al municipio de Robres del Castillo .
La piedra es el principal material con el que se solían construir las viviendas

(La Rioja de la A a la Z)

Preventorio de Aguas - Busot

Construido en el siglo XIX fue originalmente diseñado para hotel con el nombre de "Hotel Miramar Estación de Invierno"
Esta situado frente a antiguos manantiales termales que ya eran conocidos en épocas romanas y musulmanas.
Una leyenda dice que el antiguo propietario del Hotel lo perdió en una partida de poker. Tenia dos capillas católicas, panadería, piscina, ruleta, granja y muchas características propias de un hotel de gran lujo. La Guerra Civil acabo con el negocio hotelero.
Un conflicto entre la Administración Pública y la familia propietaria del hotel acabo adjudicándolo al Estado, que lo convirtió en hospital antituberculoso. Luego de la guerra y al acabar la enfermedad el lugar se abandonó y dio comienzo el pillaje de sus bienes. A finales de 2005 fueron instaladas barreras para detener el vandalismo.
A día de hoy esta a la espera de que se concrete un proyecto de rehabilitación, ya que esta situado en un paraje de gran belleza.

Cérvoles-Senterada - Lleida

Cérvoles o Ciervoles es un pueblo del municipio de Senterada, en el Pallars Jussá, Lleida, que hacía el año 1900 tenia 39 casas, con 66 habitantes.
En 1970 había censados cinco habitantes, que habían bajado a cuatro en 1981. Estuvo deshabitado como consecuencia de la migración que vació muchos pueblos pirenaicos durante la primera mitad del siglo XX, actualmente esta en recuperación.
El pueblo está prácticamente en ruinas, así como su iglesia de origen románico dedicada a San Aventino y que había sido iglesia
parroquial, también hay una pequeña capilla dedicada a San Juan Bautista y otra dedicada a San José.
La construcción de origen humano más antiguo de Cérvoles es el dolmen de "la Cabaneta dels Moros", también conocido como el "dolmen de San Roque".
Fue excavado por el Seminario de Prehistoria de la Universidad de Barcelona, está situado en la sierra de Camporan, a unos 2 Kilómetros al oeste del pueblo de Cérvoles.
Actualmente el lugar es visitado por senderistas que acuden para admirar las vistas panorámicas.

(Pueblos fantasmas de Cataluña)

El Vado Guadalajara

Este pueblo fue abandonado forzosamente a causa de la construcción del pantano.
Actualmente se encuentra bajo las aguas del pantano de “El Vado”.
El único edificio que aún se conserva aunque 
en ruinas es la iglesia de Santa María, que se salvó al estar edificada en la parte más alta como se puede 
ver en la foto de abajo.

(Pueblos abandonados o despoblados)

Dehesillas del Algar - Jerez de la Frontera

Dehesilla del Algar, una aldea perteneciente al termino municipal de Jerez de la Frontera y considerado uno de los distritos rurales de la ciudad jerezana. Prácticamente deshabitada actualmente, solo se conservan algunos restos de casas y cuadras de ganaderos y el Bercial en Rota, que actualmente es de propiedad privada con unos simples restos de casas y almacenes abandonados.

sábado, 25 de marzo de 2017

Sanatorio antituberculoso Cesuras

Sanatorio Cesuras - fue abandonado sin terminar de construir en el año 1931 , perteneció a la Junta Provincial Antiberculosa de A Coruña y tras la guerra del 39 se dio por olvidado el proyecto.
El edificio de estilo modernista se edificó para funcionar como centro para la atención de tuberculosos. Se consideraba que la altitud, geografía y clima sano de la zona permitirían recuperar a los enfermos. Su aspecto a día de hoy es terrorífico, esta siendo cubierto por la vegetación del lugar lo que hace que la edificación sea aún más tenebrosa.
Únicamente se conserva la fachada y los muros del interior, las escaleras y techos están prácticamente derruidas. Su estado es de ruina, el lugar es visitado por personas interesadas en lo oculto y misterioso.

(Los sitios abandonados)

Conejares de Soria

Hay datos de esta aldea desde el siglo XV. El marques de Santularia lo describe en el diccionario geofráfico de España y Portugal.  A principios del 1800 solo vivian unas 20 personas, en la década del 30 del siglo pasado los vecinos que quedaban emigraron a pueblos cercanos.
Actualmente es una localidad sin población. El pueblo disponía de una iglesia y una cárcel. Aún se conservan en pié diez u once edificaciones de piedra que están casi totalmente en ruinas. La pequeña iglesia se mantiene con su bóveda intacta.
En el año 2008 este pueblo abandonado fue puesto en venta pero antiguas escrituras indicaban que el vendedor no era el propietario del pueblo entero y fue retirado de la venta, actualmente se encuentra en litigio.

(Los sitios abandonados)

La Muedra - Soria

El embalse de la Cuerda del Pozo es un paraje ideal para la práctica de deportes acuáticos en el corazón de la provincia soriana, especialmente en una zona que se conoce como Playa Pita, digamos que es la playa oficial de Soria. Allí se pueden practicar numerosos deportes, incluyendo los acuáticos como windsurf, vela, pesca…
Lo sorprendente es que las aguas de este lugar esconden un pueblecito, La Muedra, que fue anegado por la construcción del pantano en 1941. Es por eso que este embalse de la Cuerda del Pozo es conocido, en realidad, como el embalse de La Muedra. Todo un homenaje.

(Traveler)

lunes, 20 de marzo de 2017

Desfiladero de la Horadada - Palencia

Aunque no se trata de una estación, el Desfiladero de la Horadada merece una mención especial dentro del recorrido del SM.
Si se dispone de tiempo, y aunque la N-629 pasa prácticamente por la orilla contraria, merece la pena hacer el recorrido caminando entre los raíles.
Existe una zona de estacionamiento a pocos metros del punto de partida y para subir a la vía hay que hacerlo por detrás del puente que cruza la carretera.
Comenzando en este espectacular puente metálico de 62 metros y a lo largo de 7 kilómetros, la vía sigue el cauce del joven Ebro adentrándose en plena Sierra de la Tesla.
Nada más cruzar el río, altas paredes verticales surgen a ambos lados de la vía.
En sus escarpados riscos tienen su nido cientos de aves rapaces, como buitres, gavilanes y azores.
Más adelante nos encontramos un par de casetas (probablemente del servicio de Vía y Obras) prácticamente en ruinas así como alguno de los postes de las comunicaciones telefónicas.
Los muros de contención que impedían los corrimientos de tierras se utilizaron tanto en las numerosas trincheras como en las zonas colindantes con el río.
A 4 kilómetros del inicio tenemos un túnel de una longitud de 300 metros y con espacio para doble vía. Atravesarlo es una experiencia interesante, y aunque no presenta mayor dificultad, recomiendo llevar una linterna, pues una sorpresa (muy agradable) suele aguardar en su interior.
Ya al final del desfiladero hay un paso a nivel, una fábrica abandonada con su caseta de transformación y un cobertizo derruido.
El tiempo estimado para la excursión de 2 horas (sólo ida), pues la mayor parte del tiempo hay que caminar sobre el balasto o las traviesas.
Entre las recomendaciones, llevar calzado que sujete el pie, agua abundante y la linterna para el túnel.

(Esperando al tren)